Hay una multitud de hierbas que tienen propiedades medicinales. En este artículo exploramos sólo algunas de las más conocidas hierbas y sus usos.

Ajo

En dosis elevadas, el ajo produce una disminución de la presión arterial, tanto alta como baja. Tiene efectos vasodilatadores, y se recomienda para las personas que sufren de hipertensión, arteriosclerosis, y disfunciones cardíacas.
El ajo ayuda con anticoagulante de plaquetas (evita una excesiva tendencia de las plaquetas de agruparse, formando coágulos), y fibrinolítico (desintegra fibrina, la proteína que forma coágulos de sangre). Esto hace que del ajo algo muy recomendado para personas que sufren de trombosis, embolia, o accidentes vasculares debido a la falta de flujo sanguíneo.

Disminuye el nivel Lipoproteína de baja densidad (LDL, por sus siglas en ingles) de colesterol (colesterol malo) en la sangre, ya que hace su absorción por el intestino más difícil. Se ha demostrado que en las primeras horas después de un desayuno de tostadas con mantequilla, el nivel de colesterol aumenta el 20%, sin embargo, cuando el pan se frota con ajo, incluso si tiene mantequilla, este incremento no se llevará a cabo.

Ya que normaliza los niveles de azúcar en la sangre, es una necesidad para las personas que sufren de diabetes, y de obesidad. El ajo también es un antibiótico y antiséptico.

Cilantro

El cilantro es rico en vitamina C, calcio, hierro y fósforo. También contiene gran cantidad de flavonoides, magnesio y beta-caroteno. Las hojas de cilantro si se comen diariamente ayuda a la digestión y evita la flatulencia.

Las propiedades inflamatorias que contiene el cilantro ayudan a aliviar los síntomas de la artritis en una persona. El cilantro también previene las infecciones del tracto urinario.

Además de estas propiedades, las hojas de cilantro también previenen las náuseas, la intoxicación alimentaria, dispepsia y vómitos. Si usted también siente ganas de vomitar, simplemente lave y mastique unas hojas de cilantro. Además, usted puede preparar maravillosa salsa picante de cilantro añadiendo algunos tomates y cebolla con especias para añadir más sabor a su comida.

Perejil

El perejil contiene una gran cantidad de clorofila, y, como tal, es un edulcorante natural de la respiración. Coma las hojas recién arrancadas de la planta para combatir el mal aliento.

A lo largo de la historia, Tés de perejil se han utilizado principalmente como un medicamento para el cálculo renal, infección de vejiga e ictericia, así como para la ayuda digestiva. La raíz parece ser más eficaz que las hojas, pero las hojas también se pueden utilizar. Las hojas se pueden secar, pulverizan e insertar en cápsulas, si se desea. Véase el siguiente enlace para obtener más información. Las mujeres embarazadas deben evitar todo menos pequeñas cantidades de perejil, ya que puede ser irritante para los riñones.

Externamente, haga un aceite de hojas de perejil y raíces para repeler piojos en la cabeza, y trate de hacer un ungüento para su uso en inflamaciones. Machaque las hojas hasta formar una pasta y mescle con un poco de agua o té para usar sobre la piel para aliviar los síntomas de las picaduras de insectos. Un poco de harina de avena se puede añadir a esta mezcla para una mejor consistencia. Pruebe sumergiendo un paño en el té sin azúcar y colóquelo sobre los ojos cerrados durante 10 minutos para reducir la fatiga y la hinchazón de los ojos.

Hierbabuena

La hierbabuena es una menta común y rápido crecimiento que hace un gran té. El sabor de la hierbabuena es refrescante y enfría los días calurosos de verano. También es un alivio para el malestar estomacal, por el mentol que contiene. El mentol en la menta alivia la mucosa del tracto digestivo y estimula la producción de bilis, que es un líquido digestivo esencial. Una taza caliente de té de hierbas es una excelente manera de resolver los problemas de estómago después de una comida abundante.

La menta es el sabor de elección para la crema dental, ya que es un proporciona un excelente y refrescante aliento. Cuando se utiliza el té de menta como un para refrescar el aliento, aumente la eficacia mediante la adición de una pizca de anís, comino o canela. Los vapores mentolados son famosos por el alivio nasal, sinusitis y congestión en el pecho. Para un remedio para el resfriado más eficaz, combine menta con sauco y milenrama. Para una tos seca, beba 3 o cuatro tazas de té de menta fresca durante todo el día, tomando un sorbo cada 15 a 30 minutos.

La segunda acepción del diccionario de la Real Academia nos recuerda la evolución histórica de la palabra “libertinaje”. Esa “falta de respeto a la religión” rememora, con una profunda carga moral, la acepción que le dio Calvino al utilizarla para nombrar a unos fanáticos anticlericales. El concepto circuló por Europa, pues lo encontramos en 1528 en los Países Bajos utilizado para denominar a una secta protestante cuya doctrina se basaba en un panteísmo primitivo. Aquellos libertinos veían el espíritu divino en todas las cosas, así que todas las cosas eran buenas y había que gozar de ellas. El pensamiento de esta secta se extendió también por el norte de Francia, donde el término “libertinaje” se va convirtiendo poco a poco en sinónimo de irreligiosidad y de anticlericalismo, y toda persona “sin respeto a la religión” es acusada de “libertina”.

Pero también conlleva cierta “relajación de costumbres”. Esta idea puede venir del “liberto” latino, de ese esclavo que ha alcanzado la condición de libertad, como nos recordaba Covarrubias, pero que guarda sus costumbres “infames” propias de un esclavo, aunque también de esa secta holandesa de talante epicureísta. Probablemente de ambas cosas.

Más tarde, en la Francia del siglo XVII, aparece un círculo de libertinos eruditos, que se autodenominan así, y que se caracterizan por su escepticismo, por la búsqueda de una moral laica y por su materialismo incipiente. De Théophile de Viau a Fontenelle, pasando por Saint-Evremond y por Cyrano de Bergerac (era un libertino del XVII, autor de una divertida e iconoclasta novelita, anunciadora de Julio Verne, Historia cómica de los Estados e Imperios de la Luna y el Sol), un grupito de libertinos del Gran Siglo se atrevieron a desafiar a un poder que preconizaba la práctica del estoicismo cristiano. Algunos de ellos, discípulos de Epicuro (no sólo los libertinos del s. XVII se proclaman descendientes de Epicuro, también lo harán los del s. XVIII, más con sus actos que con proclamas) y de Gassendi, blasfemadores ocasionales, “desenfrenados en las palabras”, aficionados a la buena mesa, se consagrarían al estudio del origen de las religiones (Bataille haría lo mismo para llegar a su concepto personal de erotismo).

Numerosos fueron los que rechazaron no sólo el cristianismo como impostura política sino la creencia en la existencia del alma, en contra de Descartes y del lado de Epicuro. Negaron el Dios de la Biblia, despreciaron la práctica religiosa tradicional, cristalizando su fe en torno a un Poder supremo responsable del orden de la naturaleza. François Garasse, jesuita contemporáneo de estos libertinos, los definía así: “Llamo libertinos a nuestros borrachos moscardones de taberna, espíritus insensibles a la piedad, que no tienen otro dios que su vientre”. Proponían una filosofía del placer que, ni qué decir tiene, alarmó a sus contemporáneos, que los persiguieron por herejes y subversivos (Théophile de Viau fue quemado en efigie junto con todas sus obras el 19 de agosto de 1623).

Fue esta filosofía del placer la que atrajo a esos cortesanos de la Regencia, ya en el siglo de los Filósofos. En pleno auge de la Razón, el Regente y sus “amigos” encuentran en la filosofía de estos hombres del siglo anterior el fundamento ideológico de un modo de existencia que la muerte de Luis XIV había favorecido. Esta búsqueda del placer corresponde a un pensamiento de reacción al neoplatonismo hostil al cuerpo humano. Así, si los libertinos del siglo XVIII no abordan cuestiones de religión, y se consagran por entero a la galantería de buen tono, es porque el pensamiento del siglo XVII ya había sido asimilado y aceptado. Felipe de Orleáns, el Regente, se rodeaba en su Palacio Real de espíritus libres, entre los que se encontraban ateos como Fontenelle, La Motte, los abates de Saint Pierre y Du Bos. Nuestro libertino desprecia esas disquisiciones especulativas tan propias de algunos salones de la época porque las considera resueltas. Por supuesto, un cuerpo carente de alma, porque el alma es cuerpo, preconiza una filosofía, una razón, basada en el culto a los sentidos. De la obligada militancia política de sus antecesores, los libertinos del siglo XVIII, en armonía con el siglo que les ha tocado vivir, se dedican a construir un modo de vida ya posible.

En primer lugar, hemos de desclasarnos. La nobleza, hoy, es una cualidad y no una clase social. Rechacemos, por nuestra forma de estar, toda filiación burguesa. Nuestras cualidades han de ser lo más personales posibles.

¿Cómo alejarse de los valores burgueses? Haciendo de lo inefable, el instante y el gasto la base de nuestra vida cotidiana convertida así en un campo de experimentación del “momento propicio”, de lo único.

¿Cómo hacerse noble? Contra los valores burgueses, actitud noble, de grandeza. Hacer de cada gesto de cortesía, de sensibilidad, de valor, de lealtad, de honor, auténticas obras de arte. Ser enérgicos, vitales, es decir, entusiastas y decididos en cada momento como si fuera el último que debiéramos vivir. El “momento” ha de ser la unidad de tiempo de todo libertino.

Ser elegantes en el vestir y en el estar. Para lo cual es imprescindible conocerse bien a sí mismo. Ser únicos por ser capaces de llevar encima aquello que sólo nosotros podemos llevar, lo que sólo a uno mismo le está bien. Hacerse discípulo de las divinidades de la elegancia. Cada gesto, cada palabra ha de ser muy nuestra, inconfundible. El espacio social ha de ser concebido como un escenario por el libertino. Hacerse discípulo de Baco y de Venus. La gracia, la ligereza propias de la elegancia no se contradicen con el gusto giovanniano por la mesa, el vino y las mujeres. Al contrario. Consagrémonos a ello en exceso. La noción de exceso, asociada a la de gasto, ha de presidir nuestros actos. Como el Condottiere de Maquiavelo, seamos orgullosos, iracundos, golosos, lujuriosos. Cuando queramos serlo, cuando la ocasión, nuestra voluntad, lo exijan. Defendamos el lujo y la sencillez excesivos como las dos caras de la misma moneda del saber vivir. Como Dalí, demos propinas fastuosas cuando estemos arruinados.

El orgullo se opone a la falsa modestia y al servilismo burgueses. Pero no supone el desprecio de los demás. Para el libertino, cada hombre, cada mujer ha de ser objeto de estudio, sujeto de amistad u objeto de seducción, o no existir. Cada ser humano es potencialmente amigo del libertino, en cuanto que potencialmente libertino en sí mismo. La abolición de fronteras es, en este sentido, fundamental. Pero las actitudes mayoritarias están hoy encerradas en los estrechos principios de comportamientos burgueses. Frente a ellas, la ignorancia debe ser la actitud a tomar. En el desprecio hay pequeñez. Debemos ignorar la existencia de quien no nos gusta o no nos interesa. Sólo puede interesarnos, entre los agentes de dichas actitudes dominantes, aquél que reúna las características de ser nuestra futura víctima.

El orgullo nace de la energía y de la fuerza, de la potencia, y para ser una cualidad perfecta ha de combinarse con el equilibrio y la armonía. Para dar a nuestro carácter una estabilidad, una eficacia. Dejemos de ser impulsivos, desordenados, dominemos el tiempo y hagamos de nuestra vida un viaje hacia adelante, sin retrocesos y con la mirada siempre dirigida, como dice Stevenson, en el mismo sentido que el de la marcha.

Vivamos la vida como artistas. Luchemos contra las facilidades de todo orden, contra el abandono y la flaccidez. Firmeza, tensión, voluntad, singularidad para crear nuestra propia forma de existencia. Volvamos al gasto, pues gastar es vivir el tiempo como artistas.. Consumir, dilapidar es vivir la vida como una fiesta. Es hermanar y ser generosos como lo eran los nobles del siglo XVIII. Madame de Genlis recibió de Napoleón el encargo de escribir una serie de cartas destinadas a la Gran Duquesa Elisa, su hermana, sobre el “espíritu de las etiquetas”, para que ésta aprendiera a comportarse en la corte. En ellas cuenta Madame de Genlis que los nobles tenían por costumbre dejar en invierno un enorme brasero encendido desde las seis de la tarde a la una de la mañana y estar así preparados para el ejercicio eventual pero obligado de la hospitalidad. También explica que se prestaban los palcos de ópera o de teatro a los demás, las joyas, las carrozas... Madame de Rouget, una víspera de carreras de caballos en Longchamp, pidió una carroza a Monsieur de Valence quien, desgraciadamente, había dispuesto de las dos, así que compró una tercera para poder prestarla por tres horas a Madame. Y la prodigalidad nada tiene que ver con la posesión de riquezas. Es un estado del espíritu.

Kilian CrossFitBox afiliado a CrossFit en Vigo

Fundamentos básicosPor curso€50Curso de fundamentos básicos de CrossFitRequisito previo para empezar a entrenar en los WODs generales.Antes de introducirse de lleno en los WODs es necesario que los alumnos se familiaricen con los aspectos básicos del CrossFit.

Al tratarse de una actividad basada en muchos movimientos funcionales realizados a alta intensidad conviene familiarizarse con las técnicas de los elementos básicos para que puedan aprovecharse mejor y evitar lesiones.

Ademas de aprender los 9 movimientos fundamentales, explicamos dónde y cómo surgió el CrossFit.Bono de 6 clasesVálido 3 meses€50Seis clases dirigidasVale por 6 clases dirigidas repartidas como mejor le convenga al alumnoLos bonos tienen una validez de tres meses a contar a partir de la fecha de compra.

8 clases por mesPor mes€50Ocho clases dirigidasIdeal para empezar tras los fundamentos si no se ha hecho deporte antes12 clases por mesPor mes€60Doce clases dirigidasUna de nuestras tarifas con más éxito20 clases por mesPor mes€70Veinte clases dirigidasPara vernos un poco más por el box por poco másIlimitadoPor mes€80Una clase dirigida al día todos los días de la semanaPara los que respiran y transpiran CrossFitPermite acceder a una clase dirigida diaria y la posibilidad de realizar un open box diario en la franja comprendida entre la hora anterior y la hora siguiente a la del WOD elegido cada día.

Open box implica el uso por libre (no dirigido) de las instalaciones para practicar algún elemento o realizar algún entrenamiento de CrossFit. La zona de open box la definirá diariamente el personal del box basándose en las necesidades del WOD de ese día.